En este escrito vamos a exponer la medicina natural para evitar las respuestas negativas de nuestro cuerpo ante situaciones amenazantes, es en realidad una enfermedad habitual en la actualidad que es fundamental solucionar de cara a evitar tener malestares mucho más grandes.

Primero hablaremos de las técnicas físicas que en realidad son terapias que no precisan traspasar la epidermis. Los masajes sedativos son masajes que se dan con las manos que tendrían una función equivalente a los fármacos, y de este modo poder emitir un aviso a el sistema nervioso y locomotor.

El estrés va a poder atenuarse con la asistencia del masajista siempre y cuando tenga los estudios necesarios para realizar ese trabajo.

La fricción que realizan servirá de gran ayuda de cara a nuestra salud porque logra restablecer el nexo entre el cuerpo y el intelecto porque se encontraban desligados por la rigidez.

El masaje con productos naturales influirá en ciertas zonas, en primer lugar en el tejido conectivo elástico que sustenta a la totalidad de las unidades más pequeñas del organismo e incluso es un elemento muy importante donde tienen lugar bastantes procesos y transformaciones químicas a través de las cuales se renuevan las sustancias del organismo. A continuación en los músculos, a través de los músculos manifestamos la sensibilidad y en donde la técnica manual ayudará a propiciar la vivacidad e incluso mejorarán las posturas del cuerpo.

Tercero, en los órganos más resistentes, duros y fuertes y en las articulaciones que van a tener a causa de este padecimiento un debilitamiento notable por la deficiencia de oxígeno y también una disminución de la dureza y sin duda de la ligereza de las conjunciones y uniones entre dos ó más huesos a causa de la carencia de flúor e incluso la falta de asimilación de nutrientes. Con estas técnicas manuales se se consigue activar el recorrido de la sangre por el cuerpo asi como el vínculo entre las células. Y sin duda se va a romper la traba que provoca las hipertonías de un fascículo muscular. Asimismo se movilizarán los puntos de unión de unos huesos con otros con objeto de contar con más movimiento.

Otra de las terapias de cara a quitar los sentimientos de agotamiento y fatiga sería la hidroterapia. Con los chorros mejora el estado de la médula espinal, aumenta la cantidad de sangre destinada a nutrir órganos y tejidos además de que se estabiliza el nivel térmico del organismo.

El tratamiento mediante complementos nutricionales y agua a baja temperatura origina un efecto calmante que es conveniente para activar el gusto por la comida, elimina las sustancias tóxicas y se repara la dermis. Además fortifica los péndulos cerebrales y por tanto se regenerará y también se podrán realizar toda clase de actividades físicas y cerebrales. Meterse en la bañera con agua fría es realmente lo más aconsejable para que el organismo se relaje después de un día complicado.

Si de ningúna manera tolera el agua fría, puede utilizar agua templada usando un instrumento que mide la temperatura.

Lo ideal en esos casos es preparar la bañera con agua caliente y posteriormente usar aceite de mandarina.

El aceite de pino silvestre lleva ingredientes que nos generan tranquilidad.